2.4. Música y Texto

 

 

2.4.1. Los textos

  

La pervivencia ininterrumpida de la Festa de Elche desde, posiblemente, finales del siglo XV hasta hoy en día nos enfrenta al único drama religioso medieval que la tradición y el esfuerzo de un pueblo ha conservado aún vivo, con todo lo que supone, tanto de riqueza como de erosión. A pesar del paso del tiempo se han conservado cinco manuscritos con el texto histórico y, en algunos casos, la música del Misterio de Elche. De éstos cinco, tres (ms. del 1639, 1709 i 1722) pueden ser considerados propiamente consuetas, aunque esta denominación se utiliza para referirse a los cinco manuscritos. Un consueta es el libro con las normas acostumbradas a seguir en la ceremomias litúrgicas de una iglesia, pero también hace referencia a los manuscritos con el texto y las indicaciones para poner en escena una pieza dramática.

La primera fijación por escrito del texto de la Festa de la que tenemos noticia es de 1625 y la realizó Gaspar Soler Chacón: Llibre de la Festa de Nostra Senyora de la sumptió ditta vulgarment la Festa de la Vila de Elig. Se trata de una copia dirigida a un familiar del Santo Oficio de Murcia que contiene sólo los versos de los cantos y las acotaciones teatrales del consueta que custodiaba el Concejo en la caja de las tres llaves. Además, iba enriquecido con anotaciones históricas (desde el supuesto origen de la representación en 1266 como conmemoración de la conquista cristiana llevada a cabo por Jaime I el año anterior hasta el mandato hecho por el obispo de Orihuela en 1620 por el que se obligaba a los cantores a salir en la procesión vestidos con la indumentaria de los diferentes personajes; en cambio no se especifica nada sobre la Venida de la Virgen en 1370). Sabemos de su existenciab por una edición de Pedro Ibarra y Ruiz publicada en 1933.

En 1639 un «devoto» del que no conocemos el nombre hizo una nueva copia donde sabemos que aparecían las partituras, los versos y las anotaciones de tres de los compositores que participaron en la reforma polifónica de la Festa en el siglo XVI. El primero de ellos es el canónigo Pérez, identificado con Juan Ginés Pérez (1548-1612?), maestro de capilla de Orihuela y Valencia, que escribió el canto «A vosaltres venim pregar». El segundo al que hace referencia es un tal Ribera, asociado a la capilla pontificia, que escribió los tres cantos de la Judiada y el «Flor de virginal bellesa». Por último, conocemos la participación de Lluís Vich, organista de Santa María y primer maestro de capilla de la Festa conocido (1560-1594), que fue el autor de «Ans d'entrar en sepultura». Este manuscrito, posiblemente copia también del consueta guardado por el Concejo, aunque con la finalidad de substituirla, no como el de 1625, como indica Quirante, es conocida por diversas ediciones del siglo XIX y tiene por título Consueta de la Festa de Nostra Senyora de la Assumptió que es celebra en dos actes vespra y dia de la insigne Villa de Elig.

 

Hoja 3ª del consueta de 1709

En 1709 se hizo una nueva copia del consueta del Concejo municipal por parte de Josep Lozano i Roíz, presbítero de la iglesia de Santa María, para que pudiera ser utilizado por los maestros de capilla (ya que el consueta había sufrido graves daños en el saqueo borbónico de 1706). Contiene tanto las acotaciones como los textos literarios y las partituras de los cantos. Es el más antiguo que se conserva en la actualidad y es de propiedad municipal, custodiado al Archivo Municipal de Elche. Tiene el nombre de Consueta o  director per a la gran  funció de vespra i dia de  la Mare de Déu de  l'Assumpció, Patrona de Ells, per als mestres de  capella.

En 1722 se hizo otra copia del consueta básicamente idéntica al anterior, que se conserva en la biblioteca de los herederos de Juan Orts Roman. No presenta título ya que le falta la cubierta al manuscrito. L. Quirante duda, por la firma del manuscrito, que fuera el mismo Josep Lozano i Roiz, como han supuesto otros investigadores, el que realizó esta copia trece años después.

 
El último de los consuetas conocidos fue escrito en 1751 y es una copia de Carles Tàrrega i Caro del texto de 1625 y, por tanto, no contiene la partitura, a pesar de ésto incluye una serie de anotaciones de acontecimientos relacionados con la representación entre los siglos XVI y XVIII. Este consueta, conservada en la biblioteca de los herederos del cronista J. M. Ruíz de Lope Pérez, tiene por título Consueta de la Festa de la Verge y Mare de Déu, Maria Santíssima de la Assumpció, dita vulgarment la festa de agost en la vila de Elig que es celebra y deu zelebrar perpètuament en los dies 14 i 15 de agost de cascú añy

Tenemos que incluir en este apartado de documentos que recogen los textos literarios y musicales de la Festa de Elche, un importante conjunto de libretas per a los cantores y de particellas con fragmentos musicales de la obra. Este conjunto, custodiado en el Archivo Municipal de Elche, consta de ocho libretas del siglo XVIII, once más del XIX y trece cartones musicales con diferentes versiones musicales de los personajes de los aparatos aéreos. Estas libretas y cartones eran llevados por los cantores en el momento de la representación para que no olvidaran sus papeles.

 

 

2.4.2. Tipo de música y tipo de versos

 

La Festa o Misterio de Elche es un drama asuncionista medieval compuesto por 258 versos, aunque, como indica Massip, parece ser que habría sido más largo y hoy sólo tendríamos una reducción (a lo mejor se redujo en una la tres peticiones que hace María al ángel o se eliminó el ofrecimiento de la palma que Juan tendría que hacer a Pedro). Gracias al ms. de 1625 sabemos que existía un canto introductorio en la representación («Germanes mies...») que no aparece en el resto de consuetas, a excepción, claro está, de la de 1751, y que tuvo que ser musicado por Óscar Esplá inspirándose en los cantos de la María. Castaño i Sansano lo explican claramente: «Subordinación del texto literario a la partitura musical, disposiciones oficiales, falta de ensayos, desconexión lingüística con el público de la obra y la espectacularidad de la representación, podrían ser las causas más destacables para explicar esas supresiones textuales. Supresiones que llegan incluso a ser irreversibles en algunas partes de la Festa.»

Por el lenguaje utilizado, elemento que ha sido estudiado por Massip o Ferrando, entre otros, se puede delimitar una parte del texto más antigua: la primera jornada contiene más arcaismos filológicos que la segunda. Esto nos puede ayudar a detectar un texto base de la segunda mitad del siglo XV, donde encontramos palabras como mies, fonch, trob, vullc, preg, e, etc.

Por otro lado, la versificación es bastante uniforme:

Predominan las cuartetas octosílabas «aabb», más conocidas por noves rimades, forma métrica muy utilizada en la Edad Media.

Déu vos salve Verge imperial,

Mare del Rei celestial,

jo us port saluts e salvament

del vostre Fill omnipotent

(àngel nunci)

También se utiliza la otra fotrma clásica: el decasílabo cesurado (4+6) en cuartetas «abab».

De grat prendré la palma preciosa

e compliré lo que haveu manat,

puix que haveu potestat copiosa

de condemnar e delir tot pecat.

(resposta de Joan a Pere)

Y el heptasílabo en cuartetas «abba», «aabb» y «abab».

Vos siau ben arribada,

a reinar eternalment,

on tantost, de continent,

per Nos sereu coronada.

(coronació)

 

Pregam vos, cos molt sagrat,

que de nostra parentat

vos acord tota vegada

quan sereu als cels pujada.

(cant de lloança de l'apostolat)

 

Oh, poder de l'Alt Imperi,

Senyor de tots los creats!

Cert és aquest gran misteri

ser ací tots ajustats.

(Ternari)

También hay otro tipo de versos pero que son muy minoritarios (Ex.: canto de arrepentimiento de los judíos).
 

En Elche, el canto, junto con la escenografía, es un elemento fundamental, desplazando el texto hasta reducirlo a la mínima expresión, como ya hemos visto. De todas maneras, el texto literario de la dramaturgia medieval sólo tenía la función de hilo argumental ya que el teatro de aquella época era un producto visual, sensorial en toda su acepción, i no literario. El estudio de la música de la Festa nos muestra dos conjuntos bien diferenciados: la mono-

dia medieval, propia del canto gregoriano y de la canción trovadoresca, y la polifonía renacentista (de las veintiseis piezas musicales que recogen los consuetas, diez son monodias y dieciséis polifonías). 

Algunos de los cantos monódicos (más abundantes en la primera jornada) presentan influencias del gregoriano medieval: «Gran desig m'ha vingut al cor» y algún otro canto de la María tiene que realizarse al tono del Vexilla  Regis, himno compuesto en el siglo VI en honor a un fragmento de la cruz de Cristo, y algunos cantos de Juan y Pedro tienen alguna relación con el himno gregoriano Victimae  paschali laudes. Esta técnica de adoptar textos a músicas preexistentes se llama contrafacta y era muy común en representaciones medievales ya que permitía que los espectadores reconocieran las melodías y las identificaran con la representación. Pero lo que realmente caracteriza los cantos monódicos del Misterio de Elche es la gran ornamentación melismática provocada por la erosión del paso del tiempo y por la influencia popular que impide, muchas veces, reconocer las melodías utilizadas originariamente.

Consueta de 1722

 
Por lo que se refiere a la reforma polifónica del XVI, de la que ya hemos hablado cuando hemos explicado el consueta de 1639, encontramos un conjunto de melodías que substituyeron, con toda seguridad, otras monódicas anteriores. Entre estas melodías polifónicas identificamos las que son de nueva composición
(Joan Gines Pérez, Ribera y Lluís Vich) i alguna contrafacta («Cantem senyors» utiliza una melodía que encontramos en el Cancionero de Palacio). También en algunas composiciones polifónicas («Oh poder de l'Alt imperi» -Ternario-, «Esposa e Mare de Déu» -araceli de la Vespra-, «Llevantau's Reina excel·lent» -araceli de la Festa- i «Vos siau ben arribada» -coronación) observamos una ornamentación melismática parecida a la de los cantos monódicos.

El acompañamiento musical ha variado a lo largo del tiempo. El consueta de 1625 hace referencia a una amplia gama de instrumentos: la trompetería que conduce los cantores desde la ermita de San Sebastián (donde se vestían los actores) hasta la iglesia (esta función la hace hoy en día el pasodoble El abanico del maestro Javaloyes), los ministriles, el órgano y las campanas que suenan junto a la artillería (cohetes en la actualidad) cuando se abre el Cielo. En cambio, no se indica nada de los instrumentos del araceli (una guitarra, un arpa y dos guitarros sin cuerdas).

L'acompanyament musical ha variat al llarg del temps. La consueta del 1625 fa referència a una àmplia gamma d'instruments: la trompeteria que condueix els cantors des de l'ermita de Sant Sebastià (on es vesteixen els actors) fins a l'església (aquesta funció la fa avui dia el pasdoble El abànico del mestre Javaloyes), els ministrils, l'orgue i les campanes que sonen juntament amb l'artilleria (coets en l'actualitat) quan s'obri el cel. En canvi, no s'indica res dels instruments de l'araceli (una guitarra, un arpa i dos guitarrons sense cordes).

Hoy en día, tras la supresión de los minsitriles (dulzainas, bajos, cheremías, etc.) y de la capilla profesional de música por el Concejo hacia 1835, con lo que cantores del pueblo sin educación musical tuvieron que hacerse cargo de las representaciones, el Misterio de Elche se canta a capella. A pesar de todo el órgano tiene una función importante ya que antes de cada canto se tocan unos preludios para dar el tono o para anunciar que se han abierto las puertas del cielo. Estas indicaciones tonales fueron introducidas por Óscar Esplà a partir de la reforma de 1924.

Ahora enumeramos los diferentes cantos de la Festa:

1. Germanes mies jo voldria.

2. Ay trista vida corporal.

3. Oh sant verger Getsemaní (visita a los lugares santos).

4. Gran desig m'ha vengut al cor.

5. Déu vos salve Verge imperial (mangrana).

6. Àngel plaent e lluminós.

7. Los apòstols ací seran (mangrana).

8. Saluts honor e salvamnet (llegada de Juan).

9. Ay fill Joan e amic meu.

10. Ay trista vida corporal.

11. Verge humil flor d'honor (llegada de Pedro).

12. Oh poder de l'Alt Imperi (Ternario).

13. Salve regina princesa.

14. Oh Déu valeu e que és açò?

15. Los meus cars fills (muerte de María).

16. Oh cos sant glorificat.

17. Esposa e Mare de Déu (araceli).

 

18. Par nos germans devem anar.

19. A vosaltes venim pregar (invitación al séquito de María).

20. Preneu vós, Joan (Pedro da la palma a Juan).

21. De grat prendré.

22. Flor de virginal bellesa.

23. In exitu Israel de Egipto (salmo 114).

24. Aquesta gran novetat (Judiada).

25. Oh Déu Adonay.

26. Prohòmens jueus si tots creeu.

27. Nosaltres tots creem (arrepentimiento de los judíos).

28. Cantem senyors.

29. Ans d'entrar en sepultura.

30. Llevantau's Reina excel.lent (araceli).

31. Oh bé és fort desaventura (llegada de Tomàs).

32. Vos siau ben arribada (coronación).

33. Gloria.

 

Para leer los versos del Misterio de Elche, por favor entre aquí.

 

 

2.4.3. La acción dramática

 

Fran Bordonado

La acción dramática del Misterio de Elche es de una gran cerimoniosidad y, en algunos momentos, ralla el ritualismo. Esta cerimoniosidad sólo se rompe en un momento de gran dinamismo como es la Judiada. Los consuetas conservados, sobre todo el ms. de 1625, son explícitos cuando marcan los movimientos para actuar (Juan entra por el andador «fent admirations» -haciendo admiraciones- o cuando se da cuenta que María va a morir canta «apartat un poch com a plorant» -apartado un poco como llorando). Para velar por el riguroso mantenimeinto de todos los solemniales movimientos se creó después de la reforma de 1924 el cargo de maestro de ceremonias.

 
Vamos a describir algunos de los movimientos más importantes:

Las Marías y su séquito, siempre que están de pie. tienen que tener las manos en posición de oración y la María también hasta que coja la palma o la vela, momento en el que se pone la mano libre en el pecho.

El saludo de los apóstoles a María se hace arrodillándose ante ella e inclinando la cabeza y besándole las manos. Los apóstoles cuando vean a Pedro y Juan, por primera vez, los tienen que abrazar de una manera muy hierática. Además, estos dos apóstoles tienen que abrazar a la María cuando lleguen ante ella.

Para las entregas de la palma es necesario besarla en poisición horizontal y ponérsela sobre la frente.

Las entradas de los apóstoles en escena por primera vez se hace con gestos de admiración y sorpresa (con los brazos extendidos) por encontrarse en Jerusalem de forma milagrosa.

En la Judiada, Juan, para frenar el paso de los judíos, lucha con la palma con el primer judío, que consigue sobrepasarlo y llegar hasta la imagen de la Virgen donde queda paralizado milagrosamente. Pedro, según el ms. de 1625, tendría que luchar con el primer judío con un cuchillo, pero ahora sólo luchan agarrándose de las manos. Para Massip la Judiada «conjuga magistralmente el dramatismo bélico y el dinamismo hilárico, tan queridos por el teatro medieval y tan perseguidos por el rigorismo eclesiástico de todas las épocas». recordemos que esta escena fue eliminada a finales del siglo XVIII por las disputas que se ocasionaban en el interior de la iglesia.

En el momento del entierro Pedro tiene que hacer las exequias al cuerpo de la Virgen con lo que la inciensa tres veces.

Del misomo modo que el maestro de ceremonias toma precaución para que ninguna acción considerada tradicional (ya porque está en los consuetas o ya porque la tradición la ha creado) no sea hecha, el maestro de capilla (cargo mucho más antiguo: el primero conocido fue Lluís Vich hacia el 1560) tiene que dirigir los cantos dentro de la representación (vestido como apóstol). Además, este cargo tiene la obligación de enseñar y ensayar los cantos de la Festa según los diferentes directores musicales actuales. No siempre. No siempre el maestro de capilla ha estado camuflado entre el apostolado ya que hasta la restauración de Esplà (1924) éste salía a la representación en frac.

Andreu Castillejos

 

Si quiere leer la guía de la representación
www.misteridelx.org

 

 

TEXTOS COMPLEMENTARIS

 

CASTAÑO GARCIA, Joan, «Les consuetes de la Festa d'Elx», Aproximacions a la Festa d'Elx, Instiut Alacantí de Cultura «Juan Gil-Albert», Alacant, 2002, P. 61-73 (article publicat en Zeitschrift für Katalanistik, 2, 1989, p. 130-143).

 

CASTAÑO GARCIA, Joan i SANSANO I BELSO, Gabriel: «El text literari de la Festa o Misteri d'Elx: Notes a la seua evolució», a Festa d'Elx, núm. 44, Ed. Ajuntament d'Elx, Elx, 1992, p. 93-99.

 

FERRANDO, Antoni: «La llengua del Misteri d'Elx», La Corona  d'Aragó i les llengües romàniques. Miscel·lània d'homenatge per a  Germà Colón, G. Haltus, G. Lüdi, M. Metzeltin (ed.), Tübingen, 1989, p. 75-89.

 

GÓMEZ MUNTANÉ, Mari Carme: «Al voltant de la música del Misteri d'Elx (consuetes de 1709 i 1722)», a Món i Misteri de  la Festa d'Elx, Conselleria de Cultura, Educació i Ciència, València, 1986, p. 255-263.

 

QUIRANTE SANTACRUZ, Luis: «Notes per a una història del text de la Festa d'Elx», a Món i Misteri de  la Festa d'Elx, Conselleria de Cultura, Educació i Ciència, València, 1986, p. 219-227.

 

 

 

Puge a la Tramoia, el portal de la Festa d'Elx

Vol enviar-nos un e-mail? Tornar a la pàgina principal Vol fer-nos qualsevol comentari? Vol eixir del temple? Li acompanyarem...